La protección de datos se refiere a la práctica de proteger tu información personal y asegurar que te mantengas en control de ella. En pocas palabras, tú debes tener la posibilidad de decidir si deseas o no compartir ciertos datos, quién puede tener acceso a ellos, por cuánto tiempo, por qué razones, tener la posibilidad de modificarlos y mucho más. 

Los principios básicos a tener en cuenta para el tratamiento de los datos en Colombia son los siguientes (Ley 1581 de 2012): 

Principio 1: calidad de los datos 

Se debe tener en cuenta la racionalidad y proporcionalidad en el tratamiento de los datos personales, recoger datos adecuados y no excesivos, utilizarlos para lo que se han recogido, deben estar actualizados, se deben de cancelar cuando ya no sean necesarios y nunca podrán recogerse datos por medios ilícitos. 

Principio 2: derecho de información en la recogida de datos 

Siempre que se recojan datos se debe informar al interesado, donde se van a guardar estos datos, para que se van a utilizar y quienes van a ser los destinatarios de la información. 

Tanto de la obtención de los datos como de la negativa a proporcionarlos, la probabilidad que van a tener de ejercitar su derecho de ingreso, rectificación, abolición y contraposición y de quién es y cuál es la dirección del responsable del procedimiento. 

Principio 3: consentimiento del afectado 

La ley de protección de datos exige el consentimiento previo para el tratamiento de los datos. Esto obliga a la petición de un consentimiento inequívoco del afectado, excepto cuando la ley diga otra cosa, sean necesarios para funciones propias de la administración o se utilicen para un contrato o precontrato de una relación laboral, de negocio o administrativa, este consentimiento siempre podrá ser revocado sin hay una causa que lo justifique. 

Principio 4: seguridad de los datos 

Se deberán adoptar medidas de índole técnica y organizativa para garantizar la seguridad de los datos de carácter personal y evitar su alteración, pérdida, tratamiento o acceso no autorizado. 

Principio 5: deber de secreto 

Todos los que intervienen en cualquier fase del tratamiento de los datos de carácter personal están obligados al secreto profesional respecto de los mismos, así como al deber de guardarlos. Estas obligaciones se mantienen incluso aunque se haya finalizado la relación. 

Principio 6: acceso a los datos por cuenta de terceros 

Se trata de la posibilidad de que los datos personales sean tratados por personal distinto a los usuarios de la propia organización del responsable, por encargo de él. Esa tercera persona pasa a ser el encargado de tratamiento, siempre que dichos servicios tengan como objeto una finalidad lícita y legítima. 

Para concluir, esto es aplicable tanto a la cantidad de los datos recogidos, como al tipo de datos, los tratamientos que hacemos, el tiempo que los conservamos y el acceso que permitimos a los mismos.  

Le recomendamos leer: POLÍTICAS DE TRATAMIENTO DE LA INFORMACIÓN PERSONAL EN LA SUPERINTENDENCIA DE INDUSTRIA Y COMERCIO 

Referencias: 

Comentar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Habeas Data

Artículos relacionados

También te puede interesar

Pin It on Pinterest

Share via
Copy link
Powered by Social Snap